Aumento de salarios policiales no activa enganche médico, contrario a lo dicho por Rodrigo Chaves

Imagen de perfil de David Bolaños
David Bolaños
- doblecheck@ucr.ac.cr
Editor de Doble Check.

En resumen: Es falso que un aumento salarial para puestos policiales del Ministerio de Seguridad Pública active el enganche médico, que es una norma que requiere el incremento proporcional de los ingresos de profesionales en ciencias médicas del sector público en situaciones determinadas.

El presidente de la República, Rodrigo Chaves, negó la posibilidad de un incremento salarial para las fuerzas policiales porque, según él, “por esa ley de enganche médico habría que subirle a los médicos de la Caja” el mismo porcentaje de aumento. El mandatario dio la justificación este miércoles 13 de julio.

Esa excusa es falsa. Una reforma del 2015 estableció que el enganche médico es aplicable en dos escenarios: cuando haya un aumento general de salarios para la planilla del Gobierno Central o “cuando se den aumentos de carácter no general a la base salarial de los profesionales” del Gobierno Central.

Así, los aumentos específicos a remuneraciones de cargos no profesionales del Gobierno Central están excluidos del mecanismo de enganche médico desde hace siete años.

La estructura de cargos del Ministerio de Seguridad Pública está agrupada según el Manual de Clases Policiales de la institución. Los cargos de las fuerzas policiales del país están clasificados como Agente I, Agente II, Suboficial I, Suboficial II y Oficial I.

Esas clases policiales no son profesionales. Así lo confirmó el Ministerio de Seguridad Pública en una respuesta oficial. Entre las 16.871 personas nombradas en esa entidad en septiembre pasado, 96% estaba en puestos no profesionales según la planilla institucional.

Doble Check envió a Casa Presidencial los hallazgos que refutan la excusa del presidente Chaves. Al cierre de esta edición, la entidad no ha enviado una respuesta que contraste o refute esos hechos.

¿Qué dijo el presidente Chaves?

El presidente de la República, Rodrigo Chaves, convocó a las personas reservistas de la Fuerza Pública el miércoles 13 de julio para sumarlas a labores de seguridad y vigilancia. Chaves argumentó que “para nadie es un secreto que nuestro país sufre una ola de violencia que hay que atacar”.

Durante ese anuncio, el mandatario negó que sea posible elevar los salarios de la fuerza policial que tiene el país actualmente:

“En estos momentos hay problemas presupuestarios. Tenemos temas como el presupuesto, la ley de responsabilidad de las finanzas públicas […] Tampoco le podemos pagar más a los policías existentes porque en mil novecientos ochenta y pico se firmó una ley del enganche médico, que hace virtualmente imposible al Estado subir el sueldo a los policías. A un policía que gana 350.000 pesos, si le subimos 5%…Póngale 10%: son 35.000 pesos, pero por esa ley de enganche médico habría que subirle a los médicos de la Caja […] el mismo 10%”, dijo Chaves.

El presidente brindó esa justificación días después de firmar un decreto para duplicar el salario base de su gabinete de ministros y viceministros a ₡2,6 y 2,5 millones respectivamente.

¿Qué es el enganche médico?

El enganche médico se sustenta en la Ley de Incentivos a los Profesionales en Ciencias Médicas, que entró en vigencia en 1982. El artículo 12 de esa norma establece:

“Cada vez que se efectúe un aumento general de salarios para los empleados o funcionarios públicos del Gobierno Central, incluso por incentivos generales o aumentos de carácter general, que no se integren a la base salarial, las personas profesionales en Ciencias Médicas, con grado académico de Licenciatura o uno superior, tendrán como mínimo un aumento porcentual, igual al porcentaje en que aumentó el salario promedio de los empleados y funcionarios públicos.

Básicamente, la ley dicta que “por ningún motivo el salario total promedio de los profesionales en Ciencias Médicas podrá ser inferior al salario total promedio de otros profesionales del Gobierno Central o de las instituciones autónomas en escalafones equivalentes”.

Cambio al enganche médico desde el 2015

Actualmente, el enganche médico no se activa por cualquier aumento salarial del sector público. Hay dos escenarios donde ese mecanismo es aplicable.

El enganche médico fue modificado hace siete años por medio del decreto ejecutivo N° 38826-MTSS-S, de Reforma al Reglamento de Cálculo de Reajustes Salariales de Profesionales de Ciencias Médicas.

El decreto establece que el enganche médico es aplicable en dos circunstancias. La primera es “cuando se dé un aumento general de salarios para los empleados y funcionarios del Gobierno Central”.

La relación entre el salario ordinario de las personas profesionales en ciencias médicas y el resto de empleados del Gobierno es calculado por la Dirección Nacional del Servicio Civil por medio de una lista de “testigos”. Ese un grupo de clases de puestos que se toma como referencia en las fórmulas de ajuste salarial.

En noviembre del año pasado, la Dirección General del Servicio Civil indicó al diario La Nación que la lista de testigos incluye una veintena de categorías de funcionarios:

  • Profesor Enseñanza General Básica 1
  • Profesor de Enseñanza Media
  • Misceláneo de Servicio Civil 1
  • Profesor Enseñanza Técnica Profesional (III y IV C)
  • Raso de Policía
  • Guardia Rural
  • Profesor Enseñanza Preescolar
  • Oficinista de Servicio Civil 1
  • Profesor Enseñanza Unidocente
  • Director Enseñanza General Básica 1
  • Agente de Seguridad
  • Oficial de Seguridad de Servicio Civil
  • Profesor Enseñanza Especial
  • Profesor Enseñanza Técnica Profesional (I y II C)
  • Técnico Servicio Civil 1
  • Profesional de Servicio Civil 1-A
  • Profesor idioma extranjero (I y II C)
  • Oficinista de Servicio Civil 2
  • Cabo de Policía
  • Trabajador calificado de Servicio Civil
  • Profesional de Servicio Civil 1-B
  • Sargento de Policía

Sin embargo, el decreto ejecutivo modificó el cálculo del enganche médico para “eliminar el vínculo entre aumentos de carácter no general de las clases no profesionales contenidas en el referido Decreto y el salario de los Profesionales en Ciencias Médicas”. La medida fue tomada por un acuerdo entre el Gobierno y los sindicatos.

Así, la norma delimitó un segundo escenario para el enganche médico: cuando haya incrementos salariales para profesionales del Gobierno Central. El decreto excluye los cambios en las remuneraciones de los puestos no profesionales:

“Cuando se den aumentos de carácter no general a la base salarial de los profesionales contenidos en la lista de testigos que conforman el salario promedio de los trabajadores del Gobierno Central, adicionalmente los profesionales en ciencias médicas recibirán un aumento porcentual producto del que se dio en el promedio de esas categorías profesionales”, detalla la reforma.

Doble Check consultó a la Dirección General del Servicio Civil si hubo algún cambio en la lista de testigos desde noviembre anterior, pero no se obtuvo respuesta oportunamente.

Mayoría de fuerza policial tiene puestos no profesionales

Casi la totalidad (96%) de la planilla del Ministerio de Seguridad Pública está formada por puestos no profesionales, según el índice salarial de esa entidad de septiembre pasado. Por lo tanto, un aumento específico en la base salarial de esos funcionarios no puede activar el enganche médico.

La estructura de cargos del Ministerio de Seguridad Pública está agrupada según el Manual de Clases Policiales de la institución. Los cargos de las fuerzas policiales del país están clasificados administrativamente como Agente I, Agente II, Suboficial I, Suboficial II y Oficial I.

Dichos cargos tienen distintos requisitos de capacitación en la Escuela Nacional de Policía, licencias de conducir y de portación de armas, y el título de Enseñanza General Básica, entre otros. La clase con el menor salario base en septiembre pasado era Agente I (₡332.000, sin contar los complementos).

Todos esos puestos no son profesionales. Así lo confirmó el Ministerio de Seguridad en una respuesta oficial:

“Las clases de Agente I, Agente II, Suboficial I, Suboficial II y Oficial I no son de nivel profesional del Gobierno Central. Estas tienen otra clasificación y se pueden catalogar en el escalafón operativo policial, y estas clasificaciones corresponden a la escala básica y de mandos medios”, aclaró la institución.

El registro de remuneraciones de la institución incluye otros cargos no profesionales minoritarios como Agente Guardacostas I y II, Cabo de Policía, Guardia Rural y Jefe de Unidades Policiales. El ministerio también cuenta con puestos administrativos no profesionales, como auxiliares, misceláneos, cocineros y oficinistas.

La administración Alvarado Quesada había firmado un decreto en diciembre del 2019 para incrementar hasta en 6% los salarios base de funcionarios policiales ubicados en algunos de puestos no profesionales, pero la medida fue suspendida por el inicio de la pandemia de COVID-19.

Solo 670 puestos de Seguridad Pública están registrados como profesionales en la planilla institucional de septiembre pasado. Esos funcionarios ocupan cargos de dirección y subdirección policial, apoyo legal, médicos y profesionales en informática, por ejemplo.

0:00
0:00
Lista de Reproducción