“Las recuperaciones (de tierra) continuarán y lo que pase será responsabilidad del Estado costarricense”, Pablo Sivas, indígena de Térraba

Imagen de perfil de David Chavarría
David Chavarría
- edgardavid.chavarria@ucr.ac.cr

“Queremos dejar claro que en el 2021 las recuperaciones volverán a florecer y todo lo que suceda, la violencia, es culpa del Estado costarricense. Ya los indígenas hemos llevado demasiado palo. Nos han marcado, nos han garroteado, nos han matado a dos hermanos y hasta el momento los no indígenas están felices y contentos y no pasa absolutamente nada”, aseguró Pablo Sivas, indígena teribe, miembro del Consejo de Mayores de la comunidad Térraba en Buenos Aires de Puntarenas.

“Estamos plenamente seguros de que una vez que inicien las recuperaciones, la violencia volverá a florecer. Creo que el Estado costarricense realmente no ha cumplido. Hace un año, días después del asesinato de Jhery, el Estado se comprometió a resolver el tema; llevamos un año y no ha hecho absolutamente nada, sigue todo estancado, sigue todo igual y todo lo que suceda de aquí en adelante, pues el único responsable es el Estado costarricense, por no cumplir lo que está establecido en las leyes tanto nacionales como internacionales”, manifestó Sivas.

Sivas conversó con Interferencia tras conmemorarse un año del asesinato del líder indígena Bröran, Jhery Rivera, quien falleció el 24 de febrero del 2020 en la comunidad indígena de Térraba luego de sufrir un ataque con arma de fuego.

El representante del Consejo de Mayores de Térraba señaló que la pandemia detuvo los procesos de recuperación de territorios que han iniciado las comunidades originarias ante la inacción del Estado, en la búsqueda de una solución al problema de la invasión de tierras indígenas.

“Es un proceso muy preocupante para nosotros como poblaciones indígenas de que tengamos la tierra en papeles y estos papeles pues no nos dan alimento, no nos dan seguridad, ni nos dan nada”, lamentó Sivas.

No obstante, Sivas advierte que durante este año se reiniciaran las recuperaciones de fincas invadidas por no indígenas.

Un estudio realizado por la Organización No Gubernamental Forest Peoples Programme determinó que para 2014 la población indígena de Térraba solamente tenía en sus posesión el 10% de las 9.350 hectáreas que el Estado reservó para esta comunidad.

Ahora según Sivas, tras el inicio de los procesos de recuperación de tierras por parte de la población originaria, al menos 3.000 hectáreas invadidas de Térraba pasaron a manos de los indígenas nuevamente.

Aunque estas tierras se mantienen en disputa en procesos judiciales donde se define la posesión de las fincas entre la comunidad indígena y las no indígenas.

“Esto es lamentable porque realmente estas tierras nos han pertenecido toda la vida y no entiendo cómo un no indígena pueda tener entonces de repente el mejor derecho de posesión. Está establecido en la ley indígena que si tiene algún derecho, si puede demostrar algún derecho, el Estado costarricense lo indemnizará, lo expropiará o lo trasladará, o sea, pero la tierra está clara que es del territorio indígena”, señaló Sivas.

El Estado costarricense aprobó en 1977 la denominada Ley Indígena, que en su artículo 3 prevé que las tierras destinadas para las comunidades originarias son intransferibles a personas externas a los territorios.

Además, según la legislación, el Estado debía indemnizar a las personas que poseían propiedades dentro de los territorio indígenas antes de la promulgación de la ley.

Repase la conversación de Interferencia con el indígena teribe, Pablo Sivas, miembro del Consejo de Mayores de la comunidad Térraba en Buenos Aires de Puntarenas.

0:00
0:00
Lista de Reproducción