Desarrolle un presupuesto, planifique sus gastos y empiece a ahorrar

Avatar por defecto
Guiselle Mora
- gmoranoguera@gmail.com

Desarrollar un presupuesto mensual le podría ayudar a mejorar sus finanzas. Incluya el ahorro entre sus gastos fijos para poder así crear un fondo de emergencias.

Llega final de mes, nos depositan el salario. Empezamos a hacer los pagos de agua, luz, compramos comestible, sacamos dinero para la gasolina, el internet, los buses, el cafecito de la tarde y al día siguiente ya lo hemos gastado casi todo…¿es su caso?

Aprender a realizar un buen presupuesto familiar le puede permitir manejar de forma ordenada sus finanzas. Analizar mes a mes lo que gastamos nos ayuda a conocer cuál es nuestra capacidad de ahorro y también en qué estamos gastando nuestro dinero.

Según la profesora Marianela González, Coordinadora de la Licenciatura de Educación No Formal, estas son prácticas que no se nos inculcan desde la niñez. “No hemos estado en un proceso educativo en donde se incorpore la cultura del ahorro, no planificamos nuestros gastos tomando como base un proyecto”, indica González.

¿Y cómo hacer un presupuesto?

Llevar un control de gastos y el ahorro son dos piezas claves para tener un presupuesto saludable y que nos permita llegar a fin de mes sin problemas.

El funcionario de la Junta de Ahorro y Préstamo de la Universidad de Costa Rica, Wilson Pérez explica que “la educación financiera se puede adquirir basándose en experiencias: lo que nos va sucediendo debe servirnos de ejemplo para educarnos, para instarnos a planificar nuestros gastos de la mejor manera”.

Esto quiere decir que si un mes hacemos más gastos de la cuenta y al final no nos alcanza para hacer los pagos necesarios, deberíamos empezar a analizar en qué estamos gastando. “Quien tenga más conocimiento de su situación financiera es menos propenso a caer en problemas de deudas”, enfatiza Pérez.

Luego de hacer ese análisis, identifique los ingresos fijos que tiene por mes y también los gastos personales. Al hacer esto, recuerde diferenciar entre necesidades y deseos. Pérez propone el ejercicio de preguntarse qué pasa si no se compra lo que tenemos anotado. Si no tiene impacto negativo en su vida, no lo compre. Si tiene impacto, es una necesidad por anotar.

Y por último pero no menos importante está la práctica del ahorro. Según Pérez el ahorro debería estar en la lista de gastos fijos. “Los imprevistos: ¿de dónde tomamos dinero para estas cosas? Del ahorro. Hasta con una botella podríamos empezar nuestro ahorro individual o familiar”, dice González.

Aquí les dejamos un machote para que pueda iniciar con su presupuesto personal: Ejemplo de presupuesto

Escuche la entrevista completa que se realizó para el programa Saber Vivir.

0:00
0:00
Lista de Reproducción