Gilberto Hernández: respirando bolero por más de 50 años

Avatar por defecto
Guiselle Mora
- gmoranoguera@gmail.com

La costa pacífica de Costa Rica vio nacer a uno de los mayores exponentes del bolero costarricense: Gilberto Hernández. “Recordando mi Puerto” se convirtió en uno de sus temas musicales más escuchados y sus interpretaciones trascendieron fronteras para llegar a países como Argentina y México.

Gilberto Hernández nació en Puntarenas en el año 1921. Su popularidad fue creciendo gracias a una invitación del maestro Lubín Barahona para presentarse junto a su orquesta en los años 40. Sin embargo, ya Hernández tenía experiencia en grupos de serenata en su provincia natal, su fuerte era el canto de melodías románticas.

Gilberto Hernández
Gilberto Hernández nació en una familia con gusto por la música. Su padre fue saxofonista de la filarmónica de San Mateo.

Su primera faceta como artista fue como integrante de orquestas. En aquella época estas agrupaciones visitaban Puntarenas y les concedían a músicos aficionados la posibilidad de probar su talento. Así fue como en 1945 consiguió ser parte de la orquesta de Toño Solís y empezar a tener presentaciones en San José, en el centro nocturno La Orquídea.

Un año después, Hernández empezó a participar con la Orquesta de Lubín Barahona y eso además le permitió conocer compositores que le impulsaron para continuar creciendo musicalmente. Con el compositor, Ricardo Mora hizo sus primeras grabaciones en la radio Nueva Alma Tica, de Gonzalo Pinto Hernández.

Gilberto Hernández escuchaba desde muy joven a Carlos Gardel. Su gusto por el tango, le permitió incursionar también en este género a través de su carrera.

Entre esas primeras grabaciones está “Noche Inolvidable”. Aquí inició otra faceta en la que interpretó muchas de las composiciones de Ricardo Mora, integrando “El Cuadro Buenos Aires”. Con esta agrupación grabó también “Tardes de diciembre”, de Antonio Meléndez, y “¿Por qué huyes de mí?”, de Ismael Murillo.

A finales de los años 50 Gilberto Hernández dio inicio a sus apariciones fuera de Costa Rica luego de incorporarse a la Orquesta de Gilberto Murillo, que estaba bajo la dirección del maestro, Otto Vargas.  Con este se grupo empezó a hacer giras a países como Panamá, Estados Unidos y México, entre otros. Además, grabó la muy conocida canción “Recordando mi Puerto” y “Solo y triste”.

Gilberto Hernández lleno su carrera musical de tango y de bolero y así inició su faceta como solista en los años 60. Las giras al exterior fueron la tónica de esta etapa. A finales de los 60 grabó el tema de Ricardo Acosta, “Porque te quiero tanto, me voy” y este se convirtió en un éxito en México y Suramérica.

Al igual que otros artistas de la época, realizó una temporada fuera de Costa Rica, específicamente en México, en donde grabó un disco de larga duración. La música de Gilberto Hernández llegó incluso a Estados Unidos en donde tuvo gran acogida en las colonias ticas debido a las constantes visitas que el artista hacía.

Sus últimos años de carrera fueron en Costa Rica, en salones de baile y fiestas privadas. Hernández falleció en el año 2002 dejando en la historia costarricense la huella de una carrera musical marcada por su estilo personal y con una gran cantidad de interpretaciones musicales que aún son recordadas.

Escuche esta y otras biografías de artistas en nuestro podcast “El Tocadiscos”.

0:00
0:00
Lista de Reproducción