Liberal Progresista no ofrece evidencia sobre plan de eliminar más de 90 impuestos

Avatar por defecto
Darío Chinchilla
- doblecheck@ucr.ac.cr

En resumen: El Partido Liberal Progresista (PLP) promete una eliminación masiva de impuestos, pero no ofrece evidencia de cuáles serían ni a cuánto ascenderían los supuestos ahorros para el Estado por no cobrar esos tributos.

El candidato presidencial Eliécer Feinzaig ha centrado parte de su propaganda en la promesa de que eliminará más de 90 impuestos. Su plan de gobierno plantea la propuesta en forma diferente: eliminar los tributos cuya suma solo aporte el 10% de la recaudación de Hacienda.

Doble Check ha solicitado a la campaña del Liberal Progresista durante semanas la información sobre cuáles serían los impuestos eliminados. La campaña ha declinado responder.

Feinzaig ha afirmado que su propuesta se basa en una lista de 110 tributos vigentes, y que mantendría aquellos que reporten una mayor recaudación. Doble Check solicitó infructuosamente al Ministerio de Hacienda cuál es el monto recaudado por cada uno de esos 110 impuestos. Sí fue posible revisar consolidados de impuestos y cuánto aportan al fisco.

Es correcto que una gran mayoría de la recaudación estatal proviene de pocos tributos, como ha dicho el candidato del PLP. Aún así, la medida de eliminar 90 impuestos conlleva complejidades. Por un lado, minaría los presupuestos de varias instituciones estatales. También podría liberar de tributos a sectores tan diversos como el jabón de tocador, la producción agrícola y el cemento, pero también los casinos, las apuestas electrónicas y la importación de cigarrillos, que financian diversas políticas públicas.

Adicionalmente, la medida más profunda de eliminar impuestos que queden por fuera del 90% de la recaudación implicaría quitar tributos para bebidas alcohólicas y gaseosas, el impuesto a las sociedades anónimas, entre otros.

La tesis del PLP afirma que la eliminación de impuestos “pequeños” traería un ahorro, pero el partido no ofrece ninguna evidencia al respecto. Ante la ausencia de sustento verificable, se considera que esta afirmación es insostenible y Doble Check la marca con una equis.

Eliminación masiva de impuestos

La propuesta de gobierno del Partido Liberal Progresista ofrece literalmente:

“Promoveremos una simplificación tributaria gradual para eliminar aquellos impuestos cuyos costos de administración y fiscalización son mayores a los ingresos generados, conservando los impuestos que generen el 90% de la recaudación actual. Se estima que el 10% restante sea cubierto por una reactivación económica producto de la simplificación tributaria generada, así como una reducción en la evasión fiscal generada por una mayor atención a la recaudación de los principales tributos”.

La campaña promete la eliminación de impuestos que generen más pérdidas que ganancias al erario público. El texto parece asumir que ese es el caso de todos los impuestos que únicamente generan el 10%. La campaña no ofrece evidencia al respecto ni Doble Check pudo encontrarla por su cuenta.

Distintos mensajes publicitarios del PLP hacen una propuesta diferente a lo expresado en el plan de gobierno. La publicidad ofrece eliminar “más de 90 impuestos” en lugar de conservar los tributos que generan 90% de los ingresos estatales. Esto dejaría vigentes, al menos, 19 impuestos, según la lista vigente de Hacienda.

Valla de Eli

El partido no ha revelado cuáles serían estos tributos. En sus redes, la agrupación ha mencionado únicamente nueve tasas que eliminarían: al cemento, a la caja de banano exportada, a los jabones de tocador, el impuesto por tonelada de carne exportada, al sacrificio de ganado, el impuesto ad valorem para nutrición animal, a medicamentos veterinarios y a los parques de diversiones, así como el timbre del portal web del Registro Nacional.

Feinzaig declina mostrar evidencia

En entrevista en el espacio Interferencia, de las Radioemisoras de la Universidad de Costa Rica, la periodista Hulda Miranda le solicitó al candidato Eliécer Feinzaig que mostrara la relación entre lo que se gasta en recaudación y lo que se percibe, como sustento de su propuesta de simplificación tributaria.

Feinzaig declinó, y afirmó que mostraría los datos reales cuando llegara al poder. Cuando la periodista lo presionó sobre por qué no revela sus estudios ahora, en campaña, el candidato afirmó:

“Porque es un estudio que uno hace con base en el mejor conocimiento que se tiene desde afuera. (…) Es un trabajo de investigación bastante complejo y realmente aquí los reflectores deberían estar puestos en el Ministerio de Hacienda, que no revela estos datos”.

Doble Check también ha solicitado la información a la encargada de prensa de la campaña desde el 22 de noviembre pasado. No ha habido respuesta a las consultas.

Datos insuficientes

Es correcto que una pequeña minoría de impuestos genera la inmensa mayoría de la recaudación fiscal en el país.

grafico 5 1 2022

Eliminar los impuestos que solo capten 10% de la recaudación total implicaría suprimir más de 90.

Doble Check pidió a Hacienda la recaudación de cada uno de los 110 impuestos al 2019. La institución remitió conglomerados de recaudación tributaria, no el desagregado de cada uno de las cargas vigentes. Todavía se están esperando los datos detallados al momento de esta publicación.

Esta ausencia de datos hace imposible describir cuáles impuestos se mantendrían y cuáles se eliminarían en la propuesta del Liberal Progresista. Sin embargo, sí se puede hacer un acercamiento sobre cuáles definitivamente quedarían de uno o del otro lado del filtro.

Implicaciones de eliminar impuestos masivamente

En su entrevista con Interferencia, Feinzaig dio tres ejemplos de los impuestos que eliminaría. Se refirió a impuestos al jabón de tocador, al cemento y a insumos agrícolas.

Los 110 impuestos vigentes del sistema tributario de Costa Rica financian las actividades del Estado en general, pero una porción considerable tiene destinos específicos que sostienen instituciones o programas particulares.

En la versión más amplia de la propuesta del Liberal Progresista, los impuestos a las bebidas alcohólicas (1,02% de la recaudación total en el 2019) no aportarían al principal 90% de recaudación.  Sin embargo, ese dinero se usa como aporte al Régimen no Contributivo de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), para el fondo de reinserción educativa de madres adolescentes en riesgo social, para la promoción del deporte entre personas con discapacidad en el Ministerio de Educación, para el Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor (Conapam), entre otros.

El tributo de 1% al valor aduanero por importación de mercancías reportó 0,44% de la recaudación total en el 2019. Dicha carga aporta una fracción del presupuesto para los Centros de Educación y Nutrición y Centros Infantiles de Atención Integral (Cen-Cinai).

Los programas de tratamiento y prevención del tabaquismo, así como la Red Oncológica Nacional, tendrían que ser financiados con otra fuente de ingresos si se eliminara el tributo a la importación de cigarrillos (0,55%). El arancel también se usa para transferir recursos al Ministerio de Salud, al Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (Icoder) y al Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA).

Instituciones dependientes de impuestos “pequeños”

Las fracciones mínimas de aportes de algunos impuestos representan a veces una porción significativa para el financiamiento de instituciones pequeñas.

El impuesto sobre espectáculos públicos, por ejemplo, es uno de los tres que compone el rubro de impuestos a servicios de diversión y esparcimiento, que en el 2019 aportaron 0,01% del total de recaudación. No obstante, el impuesto representa 41% de los ingresos para el presupuesto del Teatro Nacional.

El caso del Ministerio de Seguridad Pública es emblemático para entender las implicaciones de eliminar impuestos “pequeños”. La institución se financia en parte con el impuesto a las sociedades anónimas (0,60% del total de recaudación tributaria), a la exportación de banano (0,005%), a los casinos y apuestas electrónicas (parte del conglomerado de diversión y esparcimiento por 0,01%) y el impuesto de salida por puestos fronterizos terrestres (cuyo peso no fue posible identificar).

Estos ingresos representaron alrededor de 7% del presupuesto asignado a Seguridad en el 2020. El dinero se usó para comprar alimentos, uniformes, equipos de comunicación y oficina, para pagar salarios, entre otros.

El caso del Instituto de Desarrollo Rural (Inder) es todavía más complejo, tanto por el volumen de su presupuesto como por su dependencia a impuestos “pequeños”. Los ingresos de la institución dependen en más de 60% a tributos a los cigarrillos, bebidas alcohólicas y carbonatadas, así como al timbre agrario. A junio del 2021, estos ingresos representaron más de ₡17.000 millones de los ingresos anuales de la institución.

Una complicación adicional son las cargas sociales. La lista de 110 impuestos vigentes publicada por Hacienda  –y en la cual ha dicho basarse Feinzaig– incluye las cargas sociales al salario. Estas contribuciones financian la CCSS, el Fondo de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares (FODESAF), el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) y el Banco Popular. ¿Entrarían estas cargas en el cálculo para determinar cuáles impuestos se quedarían en un gobierno Liberal Progresista? Este es otro detalle que la campaña no ha aclarado.

El plan de gobierno del PLP indica que los faltantes presupuestarios serían cubiertos por una reactivación económica y por la ganancia de hacer más simple el sistema tributario.

La simplificación tributaria

Doble Check consultó a profesionales de la academia y personas exfuncionarias de Hacienda. Hay una noción de que efectivamente podría haber impuestos cuyo costo de cobro y fiscalización sea mayor que el monto recaudado. Aún así, ninguna de estas personas precisó el número ni el detalle del impuesto.

Doble Check solicitó sin éxito al Ministerio de Hacienda algún estudio que evaluara la relación entre costo y beneficio de los tributos vigentes en el país. La Contraloría General de la República tampoco tiene análisis al respecto.

La contralora Marta Acosta expresó la necesidad de simplificar el sistema tributario costarricense en un conversatorio  sobre impuestos, organizado por La Nación, el pasado 30 de noviembre.

“El sistema tributario costarricense, sabemos, se caracteriza por ser cedular con una escasa articulación entre los tributos. De esta forma, no se grava la renta de manera global, sino que se ha enfocado en gravar rentas en distintos compartimentos”, dijo Acosta.

La funcionaria señaló que un sistema complejo desestimula el cumplimiento tributario, dificulta la fiscalización e incentiva la elusión y la evasión.

La propuesta del Partido Liberal Progresista concuerda con la idea de que un esquema tributario más simple suele ser más robusto y eficiente. Hay otras fuentes que respaldan esta postura, como este informe de la Cepal, así como este documento de la OCDE, en donde recomienda a Costa Rica “alejarse de la excesiva destinación específica de ingresos fiscales”.

Doble Check no encuentra controversia en esta postura de líneas generales, sino en sus especificidades. La campaña expresa la necesidad de eliminar exactamente 90 impuestos o, aún más profundamente, aquellos que no aporten al 90% de la recaudación. A pesar de lo específico de la propuesta, el partido no ha compartido el detalle de cuáles serán los tributos.

pie nota dc punto aparte

0:00
0:00
Lista de Reproducción