La engañosa oposición a crear “nuevos” impuestos

Avatar por defecto
Darío Chinchilla
- doblecheck@ucr.ac.cr

En resumen: Siete personas candidatas a la presidencia afirmaron que están en contra de la creación de nuevos impuestos. La afirmación es engañosa porque oculta que sus propuestas aumentarían la carga tributaria a sectores específicos mediante la ampliación de la base imponible o la eliminación de exoneraciones.

La oposición a la creación de nuevos impuestos la anunciaron las candidaturas en un conversatorio organizado por la Ulacit. Participaron Lineth Saborío, Rodolfo Hernández, Eliécer Feinzaig, Rodolfo Piza, José María Villalta, José María Figueres y Rodrigo Chaves. Todos respondieron “en contra” cuando se les preguntó si están a favor o en contra de la creación de nuevos impuestos.

La afirmación puede ser literalmente cierta; es decir, las personas aspirantes no planean crear nuevas leyes de impuestos. Aun así, esa posición es engañosa porque algunas políticas propuestas por cada partido implican, en mayor o menor medida, un cambio en la carga tributaria. Así lo indicaron especialistas en materia tributaria a Doble Check.

En el conversatorio hubo unanimidad en la oposición a nuevos impuestos entre las candidaturas. Al leer los planes de gobierno saltan las diferencias. Hay divergencia entre cuáles beneficios fiscales se deben mantener y cuáles sectores contribuyentes deben soportar nuevas cargas. El programa del Frente Amplio, por ejemplo, es el que contiene más propuestas de aumento tributario, especialmente hacia grandes empresas.

Oposición a nuevos impuestos ≠ oposición a nuevas cargas

Doble Check conversó con el abogado Alan Saborío, exdirector general de Tributación; y el economista Fernando Rodríguez, investigador de la Universidad Nacional (UNA) y exviceministro de Ingresos del Ministerio de Hacienda.

“El hecho de afirmar que no se está de acuerdo en crear nuevas modalidades de impuestos, nuevas clases o formas de imposición no necesariamente es sinónimo de no estar de acuerdo en incremento en la recaudación”, expresó Saborío.

Rodríguez afirmó que un nuevo impuesto, la ampliación de la base de un tributo existente o la eliminación de una exoneración son equivalentes en términos económicos porque se están creando nuevas cargas.

El exviceministro de Ingresos puso un ejemplo simplificado: “Si yo decido, por ejemplo, subir el IVA al 23% es igual que crear un impuesto del 10% sobre los bienes y servicios. No hay diferencia”.

Según Rodríguez, el objeto de interés es conocer quiénes van a ser las personas contribuyentes que soporten esa carga adicional.

Las propuestas

Las distintas candidaturas presidenciales que participaron en el conversatorio de la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología (Ulacit) el pasado 7 de diciembre tienen propuestas tributarias en distintos grados de extensión en sus planes de gobierno. Lineth Saborío, Rodolfo Hernández, Rodolfo Piza y Rodrigo Chaves apenas las mencionan. José María Villalta, Eliécer Feinzaig y José María Figueres son quienes tocan más específicamente el tema.

A continuación, se detallan las propuestas tributarias de las candidaturas, según el orden de respuesta en el conversatorio.

Lineth Saborío, Partido Unidad Social Cristiana (PUSC)

Sin entrar en detalle, el plan de gobierno socialcristiano expone la revisión de la eficacia y eficiencia de los impuestos vigentes para estimular el crecimiento de la recaudación. Plantea reducir a mediano plazo las tarifas de renta corporativa, y mantener las exoneraciones del régimen de Zona Franca.

Durante la presentación de su campaña, Saborío había anunciado un plan para exonerar el pago de renta a las pequeñas y medianas empresas nuevas.

El aumento de cargas se deduce por su apoyo al avance en el acuerdo con el FMI, que incluye la creación de la renta global, así como la disminución de la base exonerada para los ingresos. También apoya tasar los premios de la lotería. Así lo afirmó el candidato a vicepresidente Franco Arturo Pacheco a La Nación.

Rodolfo Hernández, Partido Republicano Social Cristiano (PRSC)

El plan de gobierno de Rodolfo Hernández revela su anuencia a aumentar las cargas tributarias al declararse a favor de gravar con un impuesto “progresivo no confiscatorio” a las pensiones de lujo. También propone “mayores ingresos por medio de reformas a los impuestos sobre la Renta y Ventas (IVA)”, aunque no detalla el contenido de esas reformas.

Eliécer Feinzaig, Partido Liberal Progresista (PLP)

Feinzaig promete la eliminación de impuestos, subsidios o exoneraciones que no estén vinculados a programas sociales, atracción de inversiones o “el funcionamiento eficiente del Estado”.

El aspirante del PLP ofrece la eliminación de pequeños impuestos que son responsables únicamente del 10% de la recaudación.

El candidato se opone a la aplicación de la renta mundial. No impondría nuevos tributos para estimular la descarbonización.

El programa propone subsidios fiscales para empresas que contraten a mujeres en empleos “no tradicionales” en zonas rurales y costeras.

También plantea desvincular el financiamiento del FODESAF y del IMAS de las cargas sociales, así como eliminar los aportes obrero-patronales al Banco Popular.

Según el plan liberal progresista, los aumentos en las cargas tributarias vendrían de su propuesta de acabar con la exoneración al salario escolar. Además, aunque el candidato plantea reducir el IVA, también propone reducir el número de productos en la canasta básica que tributan solo 1% de IVA por este concepto.

Rodolfo Piza, Partido Nuestro Pueblo (PNP)

El plan de Piza expresa que podrían aumentar las tasas de impuestos existentes, pero únicamente como compensación por la reducción de otros tributos o cargas sociales, de manera que la carga total no aumente para empresas ni personas.

Sin precisar cuáles, el plan del candidato anuncia la reducción de exoneraciones, lo cual implicaría un aumento en la carga tributaria del sector o sectores involucrados.

José María Villalta, Frente Amplio (FA)

Villalta es el candidato cuyo plan expone más directamente el aumento de cargas tributarias, especialmente a grandes empresas.

Su plan propone la aplicación de impuestos directos “altamente progresivos” como alternativa a las cargas al salario que financian el Fondo de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares (FODESAF), el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) y el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA). También, propone un impuesto de 15% a los dividendos que distribuyan las empresas en régimen de Zona Franca, así como aumentar temporalmente los impuestos a las utilidades y ganancias de capital a las empresas clasificadas como “grandes contribuyentes”.

El Frente Amplio plantea convertir el impuesto sobre la renta en renta mundial, gravar las utilidades de entidades financieras con grandes rendimientos, crear un impuesto sobre las grandes herencias, gravar las operaciones financieras de “capitales golondrina”, cargar un impuesto sobre las ganancias de grandes empresas de salud privada, gravar empresas responsables de contaminar los mares, formalizar y promover la tributación de empresas de plataformas digitales de servicios como Uber y aumentar el impuesto a los licores a favor de los Comités Cantonales de Deportes.

La vocería de campaña frenteamplista justificó que ninguno de estos cambios implicaría la creación de nuevos impuestos, sino la modificación de los existentes.

El plan de gobierno del Frente Amplio también propone exonerar impuestos a los combustibles comprados por el ICE para la generación de electricidad, así como eliminar subsidios eléctricos a grandes industrias.

La propuesta de Villalta incluye ampliar el plazo de exoneración del impuesto a las utilidades para nuevas PyMes. También propone exonerar temporalmente a empresas con utilidades reducidas, contribuyentes del régimen simplificado y trabajadores independientes con ingresos anuales de alrededor de ₡5 millones.

José María Figueres, Partido Liberación Nacional (PLN)

El plan de Figueres expresa la necesidad de contar con mayores ingresos fiscales, y una de las medidas propuestas es una reforma impositiva. El texto afirma que dicha reforma puede implicar la reducción de impuestos, aunque el plan no descarta expresamente el aumento de tributos.

El programa expone que cualquier iniciativa de reforma tributaria se hará con principios progresivos para reducir la desigualdad y plantea la eliminación de impuestos de bajo rendimiento. También plantea un régimen simplificado y reducido de impuestos para las micro y pequeñas empresas.

El plan liberacionista se decanta a favor del impuesto de renta mínimo de 15% a nivel mundial.

El programa plantea el traslado de la carga de las contribuciones a la seguridad social a otros impuestos que no sean aplicables a la planilla. Urge la necesidad de analizar el futuro de la recaudación ante la dependencia de los impuestos a los combustibles, por lo que plantea la creación de un sistema de “impuesto al carbono” o “quien más contamina más paga” para sustituir esta fuente de ingresos estatales.

Figueres también propone otorgar incentivos fiscales a las empresas que inviertan en proyectos culturales. Asimismo, propone la exoneración de impuestos a la importación de implementos de apoyo técnico y transporte turístico para promover un turismo para personas con discapacidad.

Rodrigo Chaves, Partido Progreso Social Democrático:

El plan de gobierno de Rodrigo Chaves es parco al hablar de impuestos. El documento ofrece eliminar las exenciones fiscales que benefician a los más ricos, lo cual implicaría un aumento en las cargas tributarias. También propone reducir las contribuciones a la seguridad social como una forma de reducir la informalidad.

En prensa, Chaves ha propuesto eliminar destinos específicos para impuestos, como el financiamiento del Instituto de Desarrollo Rural (Inder) por impuestos a bebidas alcohólicas y cigarrillos, así como simplificar los impuestos, reduciendo la lista de 110 a solo seis.

 

Colaboró con esta información el editor David Bolaños. 

pie nota dc punto aparte

0:00
0:00
Lista de Reproducción