Datos de “VAERS” en EUA no prueban miles de muertes por vacunas anticovid

Imagen de perfil de David Bolaños
David Bolaños
- doblecheck@ucr.ac.cr
Editor de Doble Check.

En resumen: Es falso que en los Estados Unidos de América (EUA) haya más de 17.000 muertes ocasionadas por las vacunas contra la COVID-19. Los datos crudos de una plataforma gubernamental que registra efectos adversos de la vacunación (llamada VAERS) no prueban que las vacunas sean peligrosas.

En el noticiero NC Once del 4 de noviembre pasado, el laboratorista químico Jorge Navarro aseguró que los reportes del Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés) confirman la muerte de miles de personas por la vacunación anticovid en Estados Unidos, y que esos registros son una minoría de los efectos adversos ocasionados realmente por la inoculación.

Cualquier persona puede reportar información a VAERS. Esos reportes, por sí solos, no determinan la seguridad de una vacuna. La información debe pasar por la revisión y el análisis de las autoridades sanitarias de Estados Unidos. Así lo dejan claro las instituciones a cargo de la plataforma VAERS en su sitio web.

A inicios de noviembre, el programa VAERS ha recibido 9.549 reportes de muerte supuestamente vinculados a las vacunas contra la COVID-19, entre más de 432 millones de dosis aplicadas en ese país. “Una revisión de la información clínica disponible, incluyendo certificados de defunción, autopsias y registros médicos, no ha establecido un vínculo causal con las vacunas contra la COVID-19”, explica la entidad rectora de salud estadounidense en su página de Internet.

Doble Check contactó a Jorge Navarro desde el pasado 11 de noviembre. Después de compartirle los hallazgos de este chequeo, Navarro afirmó que carecía de tiempo para brindar una respuesta.

¿Qué se difundió en NC Once?

El noticiero televisivo NC Once entrevistó el pasado 4 de noviembre a Jorge Navarro Castro. El noticiero presentó a Navarro de forma general como “científico”. El cargo profesional específico de Navarro es laboratorista químico con grado de bachillerato. Así consta en el currículo de Navarro que el director de NC Once, Paul Ulloa, compartió a Doble Check.

“Hay un sistema de recolección de reacciones adversas en Estados Unidos. Ahí se reportan todas las vacunas desde 1990, y se están generando entre 250 y 300 muertes debido a vacunas, por año, de 112 vacunas. El problema es que si vamos a la VAERS, esta vacuna ha reportado 17.000”, describió Navarro.

“Esta vacuna es peligrosa según los datos. Lo que obtenemos de la misma VAERS, que nos reporta que solo el 10% o el 15% de las reacciones adversas se están reportando”, añadió el invitado de NC Once.

Navarro también hizo aseveraciones sobre supuestas alarmas sanitarias por efectos adversos de la vacuna, los estudios clínicos de las inoculaciones que se aplican en el país y la redacción de los contratos entre gobiernos y las compañías fabricantes de las vacunas anticovid.

Falsa presentación de datos

Por sí solos, los reportes del Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés) no son evidencia de que la vacuna contra la COVID-19 es peligrosa.

El programa VAERS es supervisado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) y la Administración de Medicinas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de esa nación.

Cualquier persona puede reportar información a VAERS. La plataforma acepta los reportes sin determinar si estos fueron causados o no por la vacuna. Así lo explica el Departamento de Salud y Servicios Sociales de Estados Unidos en su guía para interpretar los datos de VAERS.

“VAERS no puede comprobar si una vacuna fue o no fue la causante de un problema”, advierte claramente la FDA.

Especialistas de esa entidad y de la CDC deben revisar cada reporte. Las instituciones también usan la base de datos para detectar patrones de efectos adversos potencialmente relacionados con la vacuna.

Al 8 de noviembre, el programa VAERS ha recibido 9.549 reportes de muerte supuestamente vinculados a las inoculaciones contra la COVID-19, entre más de 432 millones de dosis aplicadas en ese país. “Una revisión de la información clínica disponible, incluyendo certificados de defunción, autopsias y registros médicos, no ha establecido un vínculo causal con las vacunas contra la COVID-19”, explica la CDC en su página de Internet.

La CDC señala en su reporte más reciente que la vacuna de una sola dosis de Johnson & Johnson está relacionada con la aparición de una inusual condición que ocasiona coágulos sanguíneos, la cual ocasionó cinco muertes en ese país.

Desinformación repetida

La información de VAERS ha sido empleada en distintas ocasiones para desinformar sobre la vacunación contra la COVID-19. Uno de los casos más visibles se dio con el presentador de televisión estadounidense, Tucker Carlson, que hizo alarmas similares a las que realizó Navarro en NC Once sobre el subregistro de reportes adversos en VAERS.

Un chequeo de FactCheck.org a esas afirmaciones destaca que los sistemas pasivos de vigilancia como VAERS tienen debilidades de subregistro, y que esto ha sido reconocido por el Departamento de Salud y Servicios Sociales de Estados Unidos (HHS, por sus siglas en inglés)

“Al mismo tiempo, es probable que las reacciones más graves y los eventos clínicos sorpresivos se notifiquen más que los menos significativos, especialmente si ocurren a poco tiempo de la vacunación, incluso aunque hayan sido coincidentes o relacionados a otras causas”, señala el HHS.

Aún así, FactCheck.org recalca que un estudio realizado por investigadores de la CDC también halló que “la notificación a VAERS era relativamente alta para algunos de los eventos más graves seguidos de una vacunación”.

El programa VAERS se ha empleado para hacer alarmas sin sustento con otras campañas de vacunación. Un fenómeno similar de desinformación se ha dado con la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano.

Respuesta tardía de Jorge Navarro

Jorge Navarro respondió a Doble Check tardíamente el 23 de noviembre. Navarro reclamó una retractación pública de este medio de verificación porque, según él, es cierto que “si vamos a la VAERS, esta vacuna ha reportado 17000 muertes”. En su reclamo, Navarro omitió referirse a que él aseguró en NC Once que “esta vacuna es peligrosa según los datos”. Tal afirmación es falsa, dada la naturaleza misma de los reportes hechos en VAERS. Navarro tampoco se refirió a los análisis actualizados que han realizado las agencias sanitarias a cargo de esa plataforma, los cuales desmienten sus advertencias.

0:00
0:00
Lista de Reproducción