Sindicato cuestiona a defensora de los Habitantes por reunirse con movimiento antivacunas

Imagen de perfil de Hulda Miranda
Hulda Miranda
- hulda.miranda@ucr.ac.cr

El Sidef criticó que la defensora abriera las puertas a grupo violento cuyos integrantes se negaron  a usar mascarillas. Además, le piden desinfección de las instalaciones y le preguntaron si hará debida cuarentena
_________________________________________________________________________________________

El Sindicato de Funcionarios y Funcionarias de la Defensoría de los Habitantes (Sidef) cuestionó a la defensora de las Habitantes, Catalina Crespo, por reunirse con un grupo antivacunas que se caracterizó por ser violento y por negarse a utilizar mascarillas.

El Sidef incluso solicitó una desinfección de las instalaciones centrales de esa institución, luego de la cita que tuvo la defensora con este grupo, el pasado 15 de octubre.

En el encuentro, el grupo antivacunas expresó argumentos falaces para oponerse a la vacunación. La defensoría pretendía contar con la participación del presidente de la República pero él rechazó asistir.

En un comunicado, el sindicato indicó que, aunque reconoce el deber de la defensora de atender a toda persona que se lo solicite, “lo que se le cuestiona es la forma en la que atendió al movimiento antivacunas”. También le reprocharon que acepte reunirse “con unos sí y no con otros”.

“Le abrió las puertas de la Defensoría a un movimiento violento, sin mascarillas, que reniega de su deber humano de comportarse fraternalmente, negándose a acatar las disposiciones legales en materia de salud pública, mientras que, en marzo pasado, se negó a atender a un grupo de personas que sólo acudieron a la Defensoría de los Habitantes a solicitarle que reconsiderara su decisión de sacar la Defensoría de un proyecto a favor de las personas que viven con VIH”, señaló el Sidef en su comunicado.

El sindicato también resaltó que las convocatorias como la realizada con el grupo antivacunas son “improcedentes” por razones de seguridad y salubridad.

“No sólo por eso era innecesaria esa convocatoria, sino porque la Ley de la Defensoría es muy clara al respecto: ese tipo de reclamos son inadmisibles, porque su pretensión contraviene una disposición legal de acatamiento obligatorio para todos los y las habitantes en procura de proteger la salud. Tampoco era necesario que la Defensora se tirara a la calle como si fuera una emergencia nacional”, dice el comunicado.

Además, el Sidef consultó a la defensora si hará una “debida cuarentena” de al menos una semana para proteger al personal de las institución y a sus familias.

También le solicitaron que aclare su posición sobre los argumentos que dan las personas que se oponen a la vacunación.

El Sidef cuestionó que las personas que asesoran a la defensora no le hagan ver las consecuencias de sus decisiones.

0:00
0:00
Lista de Reproducción