No hay evidencia de que portación de armas prevenga violencia, como afirma plan del PLN

Avatar por defecto
Darío Chinchilla
- doblecheck@ucr.ac.cr

En resumen: El plan de gobierno del candidato liberacionista José María Figueres cita el derecho a la portación regulada de armas como una “manera de prevenir la violencia”. No hay sustento para tal afirmación.

Por el contrario, la disponibilidad de armas suele ser uno de los factores de riesgo que facilitan la comisión de homicidios. Así lo sostiene el más reciente análisis de una agencia especializada de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

El plan liberacionista en seguridad ciudadana fue detallado el 26 de octubre por el equipo redactor de la propuesta, liderado por el exministro de Seguridad, Fernando Berrocal. Su anuncio de flexibilizar los mecanismos para registrar armas provocó el señalamiento de inconsistencias en la prensa y en redes sociales.

La reacción adversa obligó a José María Figueres a referirse al tema en un video. El candidato terminó contradiciendo la premisa de su propio plan de gobierno. Figueres tamizó las declaraciones de Berrocal, al afirmar que lo único que propone el plan es agilizar los trámites vigentes de registro de armas.

Doble Check consultó a la campaña de Figueres sobre este tema, la cual amplió la refutación del candidato. La vocería de prensa indicó que la tendencia no considera que el tener armas en los hogares aumente la seguridad ni que sea una solución a la defensa de la ciudadanía.

PLN propuso flexibilizar registros de armas

El plan de gobierno liberacionista en seguridad ciudadana propone textualmente en su página 158: “Avanzaremos en el tema del respeto al derecho de rango legal a la portación de armas –en forma regulada– como una manera de prevenir la violencia y de proteger legítimamente la vida humana y los bienes personales”</span”>.

Durante la presentación del plan, el exministro Fernando Berrocal agregó: “Nosotros creemos en el derecho a la legítima defensa. Es tal el nivel de criminalidad, que vamos a flexibilizar todos los mecanismos de registro de armas, por supuesto regulados por el Ministerio de Seguridad Pública”.

Las reacciones a las medidas fueron sonoras y críticas. Ante ello, Figueres publicó un mensaje en el que contradice la postura impresa en su plan de las armas como una medida para la prevención de la violencia.

“Siempre he pensado que el tener armas en la casa no resuelve el problema [de la violencia], y lo comprueban muchos estudios. Sigo pensando que esa es la realidad”, afirmó Figueres.

El candidato también dio un nuevo sentido a las declaraciones de Berrocal sin referirse directamente a ellas:

“Quiero reafirmar mi posición con respecto al derecho a portar armas. Soy respetuoso de la ley que tenemos. Contiene requisitos fundamentales para registrar la propiedad, tenencia y portación de armas. Eso no lo vamos a cambiar. Sí velaremos porque esos trámites se resuelvan con eficiencia y prontitud”.

Presencia de armas es factor de riesgo para la violencia

Doble Check ha tocado repetidamente el tema de la tenencia de armas y su relación con la violencia. Los homicidios dolosos son el principal indicador para analizar este tema.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) apunta a que las armas de fuego son “habilitadores cruciales” de altos niveles de homicidio. Así lo afirma el Informe mundial sobre el homicidio 2019, de su Oficina sobre Drogas y Crimen de las Naciones Unidas (UNODC, por sus siglas en inglés).

Por ello, no hay sustento en afirmar que “avanzar el derecho a la portación de armas” se traduzca en una reducción de la violencia.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) registró 571 homicidios en el 2020 en Costa Rica, para una tasa por encima de 11 por cada 100.000 habitantes. Alrededor de siete de cada diez de estos delitos involucró un arma de fuego.

El reporte UNODC señaló que existe una correlación entre la tasa de homicidios y la posesión civil de armas de fuego. Eso sí, advirtió que esta relación puede pasar a segundo plano cuando se toman en cuenta otros factores, como la desigualdad de ingresos en una sociedad.

“Una regulación más estricta de la posesión de armas de fuego, junto con los esfuerzos para reducir el número de armas de fuego en posesión ilícita, puede ayudar a reducir la tasa de homicidios relacionados con armas de fuego. Sin embargo, se puede lograr una reducción notable de homicidios solo si se abordan otros factores al mismo tiempo”, indica el informe.

Campaña PLN cambia su mensaje

El OIJ vincula la mayoría de homicidios dolosos en el país con el tráfico de drogas. Su director, Walter Espinoza, explicó en diciembre pasado que alrededor de 6 de cada 10 homicidios dolosos ocurridos en el país en el 2020 se relacionaron con “ajustes de cuentas o venganzas”.

Doble Check consultó a la campaña del PLN cómo contribuiría a la solución de esta problemática el avance en el derecho a la portación de armas. La tendencia omitió responder a esta pregunta. Su mensaje actualizado refuta la premisa ofrecida en el plan.

La tendencia afirmó que no cambiarán las regulaciones impuestas en la Ley de Armas y Explosivos, lo cual contradice el ofrecimiento del exministro Berrocal sobre su flexibilización.

“Creemos firmemente que lo único efectivo para combatir la violencia es la prevención, atacar la causa y no la consecuencia y por ello tenemos propuestas al respecto. No creemos de ninguna manera que las armas sea una manera de prevenir el crimen en nuestras calles”, expresó la vocería de prensa.

ONU: Educación y reducción de la impunidad son la pauta

¿Cómo se obtiene una reducción en la violencia? La reducción de las brechas de ingresos y, secundariamente, la disminución de la disponibilidad de armas en una sociedad puede tener efectos positivos, según la UNODC.

Sin embargo, la oficina advierte que “la única forma de obtener una reducción a largo plazo y sostenible de la tasa de homicidios es combatiendo la impunidad, mejorando el estado de derecho y la gobernanza, e invirtiendo en educación”.

 

Nota del editor:  Una versión anterior de este chequeo mencionaba una vinculación entre el tráfico de drogas y los homicidios culposos (no intencionales). El término correcto es homicidios dolosos (lesiones intencionales ocasionadas por una persona a otra que causan la muerte). Esta última versión, además, incluye las respuestas de la campaña de José María Figueres a las consultas de Doble Check, que no se habían incluido en una primera versión porque no las recibimos en un plazo oportuno.

pie nota dc punto aparte

0:00
0:00
Lista de Reproducción