“Pareciera que el PLN se empecina en no mostrar un partido que pueda ocupar la presidencia en 2022”, analiza politólogo Gustavo Araya

Imagen de perfil de Hulda Miranda
Hulda Miranda
- hulda.miranda@ucr.ac.cr

La propuesta que hizo el expresidente de la República, Óscar Arias, a los también exmandatarios Laura Chinchilla y José María Figueres, de elegir entre ellos tres a un candidato de consenso para el Partido Liberación Nacional (PLN), de cara a las próximas elecciones presidenciales “no resulta la fórmula más democrática”, señaló este lunes el politólogo Gustavo Araya, en entrevista con Interferencia, de Radioemisoras UCR.

“Pareciera que el PLN se empecinara en no mostrar un partido que pueda ocupar la presidencia de la República en 2022, y lo digo en sana crítica, no estoy diciendo que no lo vaya a hacer, lo que digo es que pareciera que no quisiera el propio partido”, apuntó Araya.

En el programa radiofónico se analizó la situación actual del PLN y el impacto que podría tener en la opinión pública el que, días atrás, Arias hiciera la propuesta de una candidata de consenso que fuese avalada por los tres expresidentes. El nombre que lanzó sobre la mesa fue el de Rebeca Grynspan, a quien no le consultó de previo su interés. Ella finalmente rechazó esa idea.

De momento, al menos una decena de nombres han sonado para ser precandidatos por el PLN, aunque solo cuatro lo han oficializado. El partido prevé llevar a cabo la convención en junio próximo.

“Uno creería que un partido que ha estado ausente del ejercicio del poder durante ocho años, mínimo lo que ha hecho es de alguna manera reestructurar sus bases, armar un congreso ideológico, presentar diferentes plataformas ideológicas o programáticas que persigan planes diversos para que la población costarricense opte por alguna de todas las modalidades o alternativas, candidaturas femeninas, más rostros jóvenes… Y no digo porque sea necesario por llenar una cuota, no, sino porque un partido político que se presenta en el siglo XXI tiene que tenerlo como una definición estructural de su propio ADN”, analizó Araya durante el programa.

Para el analista, el PLN además se ve como un partido “desvinculado de la realidad nacional, que está dispuesto a pactar, por ejemplo, que no se acepte un crédito con el Fondo Monetario Internacional o con un organismo internacional, cuando efectivamente todos los liderazgos, incluso los más vetustos dentro de su propio partido, dicen que sí es la opción. Y hay liderazgos, entre comillas, más recientes, que dicen que no. Entonces, esas contradicciones parecieran que son lógicas, pero no deberían enviar esos mensajes ante la ciudadanía”, opinó Araya.

En el programa también participó el periodista especializado en cobertura de Política, Álvaro Murillo, quien coincidió en que el PLN está dando señales contradictorias a las que necesita para mostrarse como un partido renovado.

“Estamos hablando de un partido que es el más grande de Costa Rica, el que más ha gobernado, el que tiene la llave de la Asamblea Legislativa de qué se hace y qué no se hace en este momento, es la fracción más grande que hay. Entonces que en este partido se plantee la posibilidad de escoger un candidato en manos de tres expresidentes de la República, habría que ver cómo se lo toman los simpatizantes, cuando más bien se trata de rejuvenecer y revitalizar al partido. Y luego ya las formas, que resultan casi groseras de plantear un nombre sin habérselo consultado antes, va en contradicción con lo que necesita el partido que es justamente revitalizarlo. ¿Cómo se revitaliza un partido? Con un proceso democrático abierto interno, me parece que no merece otra cosa el PLN”, analizó Murillo.

Puede repasar el programa de Interferencia en el siguiente video:

0:00
0:00
Lista de Reproducción