“Los sectores autocráticos de Centroamérica tuvieron una absoluta complacencia en el gobierno de Trump; eso no se va a dar en el gobierno de Biden”

Hulda Miranda Picado huldamp@gmail.com

El periodista y exembajador en la ONU, Eduardo Ulibarri, analizó el plan Biden para Centroamérica en Interferencia, de Radioemisoras UCR.

***

“Durante el gobierno de Donald Trump (en Estados Unidos), desgraciadamente, los sectores autocráticos de Centroamérica, (como) Nayib Bukele, en El Salvador; Orlando Hernández, en Honduras, el presidente que incluso una fiscalía en Nueva York lo está investigando por narcotráfico; y los sectores más inmovilistas de Guatemala, tuvieron una absoluta complacencia de parte del gobierno de Trump. Creo que esa complacencia no se va a dar y de hecho no se está dando con el gobierno de Biden y eso en sí es un cambio importante”.

Este es parte del análisis que realizó el periodista y exembajador ante Naciones Unidas, Eduardo Ulibarri, sobre la visión del nuevo gobierno estadounidense sobre Centroamérica.

Ulibarri participó este lunes en el programa Interferencia, de Radioemisoras UCR, en el cual se refirió al plan del presidente estadounidense Joe Biden para la región centroamericana.

Dicho plan es un programa de $4.000 millones para apoyar a los países del Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador) y abordar los problemas estructurales de la región que ocasionan la migración.

Recientemente, figuras políticas de la región, como la expresidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla y el mismo Ulibarri, firmaron una solicitud para pedir al gobierno estadounidense que incorpore a toda la región.

En entrevista con Interferencia, Ulibarri resaltó: “Lo fundamental de este plan es que aborda el fenómeno migratorio, que es el eje, no solo desde una perspectiva de interdicción de control fronterizo, sino sobre todo desde una dimensión de promover el desarrollo y de tratar de atacar las causas de las migraciones descontroladas”.

Según Ulibarri, algunos elementos esenciales son: Cooperación financiera de $4.000 millones que se desembolsarían a lo largo de 4 años para los tres países del Triángulo Norte. Este aporte se daría siempre que se cumplan requisitos como mayor transparencia en la gestión gubernamental, reformas en los sistemas judiciales para que combatan más eficazmente la corrupción y el crimen organizado, así como propiciar mayor participación de la sociedad civil para buscar soluciones a los problemas y mayor apertura y disposición para tramitar no solo fuera de Estados Unidos sino dentro de ese país las solicitudes de asilo.

El exembajador se refirió a las razones por las cuales se pide a Estados Unidos incorporar a toda la región en el plan. Para escuchar sus argumentos, puede repasar el programa completo en:

0:00
0:00
Lista de Reproducción