Gárgaras de agua con sal no tratan ni previenen al nuevo coronavirus, como afirmó Rolando Araya

Avatar por defecto
- doblecheck@ucr.ac.cr

Compartir en:

En resumen: No hay evidencia de que hacer gárgaras de agua con sal o de semillas de toronja elimine o prevenga el COVID-19, enfermedad ocasionada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2.

Esa recomendación fue difundida este lunes por el excandidato presidencial Rolando Araya Monge en su programa Cubases Tiernos, que se transmite en CRC 89.1 Radio. Araya justificó que las gárgaras son efectivas porque el nuevo coronavirus “se aloja” en la garganta, boca y laringe durante una semana antes de que se “desate” la enfermedad.

Instituciones de salud sí reconocen que hacer gárgaras de agua con sal puede aliviar el dolor de garganta por infecciones del tracto respiratorio superior. Sin embargo, no hay evidencia de que pueda impedir una infección o curarla.

La evidencia científica disponible indica que el coronavirus ingresa al cuerpo e infecta las células de todo el tracto respiratorio y manipula componentes internos de estas para reproducirse. Cuando aparecen los síntomas es porque el virus ya tiene varios días dentro del organismo y el sistema inmune está reaccionando en su contra.

A la fecha, no hay evidencia científica publicada que demuestre que el virus SARS-CoV-2 infecte primero la garganta, boca y faringe, como dijo Rolando Araya. El consejo que dio Araya ha sido desmentido en numerosas ocasiones por proyectos de fact-checking de distintas partes del mundo, donde rumores similares se también se han difundido.

Doble Check intentó solicitar a Rolando Araya la evidencia que aseguró que existía para sus recomendaciones. Sin embargo, el político bloqueó su contacto telefónico.

Gárgaras de agua con sal no eliminan ni previenen contagios

En su programa del 6 de abril, el político Rolando Araya Monge recomendó ingerir dióxido de cloro para, supuestamente, curar el COVID-19. Esa es una cura falsa que ha sido promovida por un seudocientífico europeo ampliamente refutado. En realidad, el dióxido de cloro es un cloro de aplicación industrial que podría ser letal en dosis altas.

Araya le sugirió a su audiencia hacer gárgaras de agua con sal para eliminar el coronavirus en caso de no hallar ese compuesto químico. El político aseguró que había “comprobación científica” de que el nuevo coronavirus se aloja durante una semana en la garganta, boca y  laringe. Araya describió que “luego baja a los pulmones y ahí es donde se desata la enfermedad”. “Mantienen la zona de incubamiento segura”, añadió.

La OMS ha concluido que el contagio se produce a través de gotículas respiratorias con el virus. La infección se favorece por contacto cercano (a menos de un metro) con una persona con síntomas respiratorios o por contacto con superficies donde estén las gotículas respiratorias expulsadas por una persona infectada. La institución advierte del “riesgo de que las mucosas (boca y nariz) o la conjuntiva (ojos) se expongan a estas gotículas respiratorias que pueden ser infecciosas”. Esas son las vías de entrada del coronavirus, según la evidencia disponible.

Por esta razón es que las autoridades sanitarias han recomendado las medidas de distanciamiento social, la limpieza de superficies y de manos, y que las personas eviten tocarse la cara sin haber lavado sus manos.

El coronavirus ingresa al cuerpo e infecta las células de todo el tracto respiratorio y manipula componentes internos de estas para reproducirse. Se ha documentado que el virus también puede ingresar al organismo por los ojos, por lo que un tratamiento centrado en la garganta sería inefectivo en esos casos.

Al momento en que una persona comienza a sentir síntomas, el coronavirus ya ha estado infectando el cuerpo por un periodo entre 1 y 14 días. A eso se le llama tiempo de incubación: es el tiempo entre la infección y la aparición de síntomas. Cuando aparecen los síntomas es porque el virus ya tiene varios días dentro del organismo y el sistema inmune está reaccionando en su contra. Por lo tanto, lavar la garganta con agua, sal o cualquier otra sustancia no es efectivo para eliminar el virus si este ya ha infectado a la persona.

Instituciones de salud como Mayo Clinic y el servicio nacional de salud de Reino Unido recomiendan que hacer gárgaras de agua con sal puede aliviar el dolor de garganta por infecciones del tracto respiratorio superior (nariz, boca, faringe y laringe). Eso sí, no exist evidencia de que pueda impedir una infección o curarla.

Cuidado con las semillas de toronja

Rolando Araya además sugirió como alternativa gárgaras con un compuesto de semillas de toronja. “Eso también tiene un poder bactericida potentísimo”, dijo.

Sí existe evidencia de que las semillas de toronja tienen poder bactericida. Aún así, un virus es muy diferente a una bacteria. Los efectos bactericidas de una sustancia no pueden generalizarse a todo tipo de virus. Un artículo científico reciente concluyó que las semillas de toronja también tienen actividad antiviral, pero la evidencia apunta a que su efectividad es diferente según el tipo de virus y según la concentración empleada. No hay pruebas que hubieran probado el efecto de esas semillas en el nuevo coronavirus.

Además, hay indicios de que concentraciones altas de esa semilla generan toxicidad celular. También podrían causar efectos adversos en pacientes que usan ciertos medicamentos, como los anticoagulantes, porque altera el funcionamiento de ciertas enzimas que los metabolizan.

Referencias:

Brandin H1, Myrberg O, Rundlöf T, Arvidsson AK, Brenning G. 2007. Adverse effects by artificial grapefruit seed extract products in patients on warfarin therapy. Eur J Clin Pharmacol. 2007 Jun;63(6):565-70.

Caly, L., Druce, J.D., Catton, M.G., Jans, D.A., Wagstaff, K.M., The FDA-approved Drug Ivermectin inhibits the replication of SARS-CoV-2 in vitro, Antiviral Research,  https://doi.org/10.1016/j.antiviral.2020.104787.

Heggers JP, Cottingham J, Gusman J, Reagor L, McCoy L, Carino E, Cox R, Zhao JG. 2002. The effectiveness of processed grapefruit-seed extract as an antibacterial agent: II. Mechanism of action and in vitro toxicity. J Altern Complement Med. 2002 Jun;8(3):333-40.

Hoffmann M., Kleine-Weber H., Shroeder S., et al. 2020. SARS-CoV-2 Cell Entry Depends on ACE2 and TMPRSS2 and Is Blocked by a Clinically Proven Protease Inhibitor. Cell. pii: S0092-8674(20)30229-4. doi: 10.1016/j.cell.2020.02.052.

Jianjun Gao, Zhenxue Tian, Xu Yang. Breakthrough: Chloroquine phosphate has shown apparent efficacy in treatment of COVID-19 associated pneumonia in clinical studies. BioScience Trends. 2020; 14(1):72-73.

King D, Mitchell B, Williams CP, Spurling GK. 2015. Saline nasal irrigation for acute upper respiratory tract infections. Cochrane Database Syst Rev. 2015 Apr 20;(4): CD006821. doi: 10.1002/14651858.

Lauer SA, Grantz KH, Bi Q, Jones FK, Zheng Q, Meredith HR, Azman AS, Reich NG, Lessler J. 2020. The Incubation Period of Coronavirus Disease 2019 (COVID-19) From Publicly Reported Confirmed Cases: Estimation and Application.Ann Intern Med. doi: 10.7326/M20-0504.

Lei Fang L., Karakiulakis G., Roth M. Are patients with hypertension and diabetes mellitus at increased risk for COVID-19 infection? Lancet Respir Med 2020; Published Online March 11. https://doi.org/10.1016/PI

Lee Reagor, Jean Gusman, Lana McCoy, Edith Carino, and John P. Heggers. 2004. The Effectiveness of Processed Grapefruit-Seed Extract as An Antibacterial Agent: I. An In Vitro Agar Assay. The Journal of Alternative and Complementary Medicine 8 (3) https://doi.org/10.1089/10755530260128014

Miyuki Komura, Mayuko Suzuki, Natthanan Sangsriratanakul, Mariko Ito, Satoru Takahashi, Shahin Alam, Mizuki Ono, Chisato Daio, Dany Shoham y Kazuaki Takehera. 2019. Inhibitory effect of grapefruit seed extract (GSE) on avian pathogens. J Vet Med Sci. 2019 Mar; 81(3): 466–472.

Organización Mundial de la Salud. 2020. Vías de transmisión del virus de la COVID-19: repercusiones para las recomendaciones relativas a las precauciones en materia de prevención y control de las infecciones. Recuperado de: https://www.who.int/es/news-room/commentaries/detail/modes-of-transmission-of-virus-causing-covid-19-implications-for-ipc-precaution-recommendations

Savarino A, Boelaert JR, Cassone A, Majori G, Cauda R. 2003. Effects of chloroquine on viral infections: an old drug against today’s diseases?. Lancet Infect Dis. 3(11):722-7.

Walls AC, Park YJ, Tortorici MA, Wall A, McGuire AT, Veesler D. Structure, Function, and Antigenicity of the SARS-CoV-2 Spike Glycoprotein. Cell. 2020; S0092-8674(20)30262-2. doi:10.1016/j.cell.2020.02.058

Wan Y, Shang J, Graham R, Baric RS, Li F. Receptor recognition by novel coronavirus from Wuhan: An analysis based on decade-long structural studies of SARS. J Virology 2020; 94 (7): e00127-20. doi: 10.1128/JVI.00127-20.

Yiwu Yan, Zhen Zou, Yang Sun, Xiao Li, Kai-Feng Xu, Yuquan Wei, Ningyi Jin y  Chengyu Jiang. 2012. Anti-malaria drug chloroquine is highly effective in treating avian influenza A H5N1 virus infection in an animal model. Cell Res. 2013 Feb; 23(2): 300–302.

Nota del editor: Mariela Arias Hidalgo es doctora en Ciencias Naturales de la Escuela Médica de Hannover, Alemania, y profesora de Fisiología de la UCR. También colaboraron: 1) Warner Alpízar Alpízar, Doctor en Biología del Cáncer de la Universidad de Bergen, Noruega. Actualmente es subdirector del Centro de Investigación en Estructuras Microscópicas (CIEMIC) y profesor de Bioquímica de la UCR. 2) Oscar Brenes García, Doctor en Neurociencias de la Universidad de Turín, Italia, en conjunto con la Universidad de Costa Rica, Máster en Ciencias Biomédicas con énfasis en Fisiología Celular, y profesor de Fisiología de la UCR.  Este equipo forma parte de un proyecto de colaboración entre la Escuela de Medicina de la UCR y Doble Check para verificar informaciones dudosas o falsas en materia de salud.

0:00
0:00
Lista de Reproducción