Partidos emiten ₡31 mil millones en bonos de deuda política para hacer campaña

Alfgago
alfgago@gmail.com

Cifra supera límite que puso el Estado para la contribución pública de deuda política
El banco BCT es la única entidad financiera que aceptó certificados de cesión para prestar dinero

Los partidos políticos de todo el país han emitido casi ₡31.000 millones en certificados de cesión como garantía de pago para sus gastos de campaña. Fotografía: Semanario Universidad. 

Dicha cifra supera el techo que puso el Estado para la contribución pública de deuda política, la cual ronda los ₡25.000 millones.

La dependencia de este modo de financiamiento se debe a un debilitamiento de otras vías que tenían las agrupaciones políticas para sostenerse.

Eso dice el director del área de Financiamiento de Partidos Políticos del Tribunal Supremo de Elecciones, el TSE, Ronald Chacón.

El valor de los bonos depende de la deuda política que reciba cada partido con base en su apoyo final en las urnas.

Suponga que usted le presta una moneda de ₡100 a un partido político y este le da un certificado que promete devolverle esa moneda cuando el Estado reconozca la deuda política para cada agrupación.

En ese escenario, la cantidad de votos que reciba ese partido puede hacer que su certificado valga los ₡100 que usted prestó o que reciba menos o nada.

Entonces, el valor de los certificados depende de la deuda política que reciba cada partido con base en su apoyo final en las urnas.

 

Emisión y colocación

Los partidos tiene que notificarle al TSE sobre la emisión de los certificados de cesión. Esta etapa es como conseguir un talonario. Otra cosa es vender los números de ese talonario.

El TSE desconoce la cantidad de certificados de cesión emitidos que las agrupaciones políticas han logrado colocar en manos de inversionistas.

La agrupación que más bonos de cesión ha emitido es el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), con ₡10.250 millones.

El tesorero del PUSC, Pablo Abarca, afirmó a La Nación que, del “talonario” de certificados que emitieron, solo han “colocado” los bonos para respaldar el fideicomiso de ₡2.500 millones que tienen con el banco BCT y que apenas están considerando distribuir otros más.

El Partido Liberación Nacional (PLN) también emitió certificados solo para su fideicomiso con el BCT, que es de ₡4.500 millones.

Por su parte, la candidata a vicepresidenta del Partido Integración Nacional (PIN), Cecilia Moreira, afirmó que su fracción solo ha ubicado ₡580 millones en certificados, de los ₡2.050 millones que emitieron.

A principios de este año, La Nación informó de que ₡366 millones de los bonos del PIN están en manos del empresario autobusero Raymond Salim Simaan Khachab.

Simaan Khachab es el empresario que suspendió los servicios de autobús de La Uruca, Barrio Escalante, Barrio La Cruz y Barrio México, en junio del año pasado, para presionar un alza en las tarifas alegando que, de otro modo, caería en quiebra.

 

Banco BCT, principal billetera electoral

El banco BCT es la única entidad financiera que, hasta la fecha, aceptó certificados de cesión para prestar dinero.

Ese banco aprobó fideicomisos con el PLN, el PUSC, el Frente Amplio y el Partido Acción Ciudadana (PAC) por una suma total de ₡7.700 millones.

 

GRÁFICO 02

9ypzMddEpcLeLNRvKp57Cs8BEpgOVqk1me4Qb3ICNjGBsxXh6b0HY9sq1OnZjSUd72mWXFU9bVAPSp5waLa3TwgNl5L6XJtF2urWO jyWT3cl9pi1DujiKzTMR4OkvDGGbznMAjK

Fuente: Semanario Universidad

 

 

El banco intentó blindar su inversión al pedir, en certificados, casi el doble del monto que le aprobó a cada partido, en caso de que cada una de esas promesas de pago termine valiendo menos que lo esperado.

Valor real

Los certificados son un derecho eventual; hay un riesgo de inversión, como nos los dice el jerarca Chacón.

Basados en la encuesta de diciembre del Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP), si el PUSC y el PAC emplean todo el dinero de los fideicomisos en gastos de campaña, su apoyo electoral es suficiente para cubrir la totalidad de esa carga con deuda política.

Con los resultados de diciembre, todos los certificados del PIN conservarían el 100% de su valor.

Sin embargo, el grupo verdiblanco y el FA están cortos: el apoyo del PLN en diciembre apenas alcanzaría para ₡3.200 millones de sus gastos. A los frenteamplistas les falta unos ₡20 millones para cubrir su fideicomiso de ₡300 millones con el BCT.

Si los partidos no logran cubrir sus costos de campaña con deuda política, deberán recurrir a recursos privados, lo cual se traduce en más cargas en las finanzas de los partidos nacionales.

Además, significa un riesgo de inversión para las personas que le sigan adquiriendo certificados de esos partidos.

Por ejemplo, el Frente Amplio le está ofreciendo promesas de pago de deuda política a medios de comunicación regionales, aparte de los ₡600 millones en bonos que ya comprometió con su fideicomiso.

Así lo confirmó la tesorera del Frente Amplio, Marjorie Montes.

Aparte, en un escenario hipotético donde los partidos distribuyeran todos sus ₡31.000 millones bonos y todos los reportes de gastos estuvieran en regla, el Estado solo haría el reconocimiento hasta el tope establecido de deuda política, de ₡25.000 millones.

En general, el riesgo de tener partidos políticos más endeudados es que invertir o apoyar económicamente en un partido ya no se ve como una inversión tan segura.

Al comenzar esta campaña electoral en octubre pasado, los partidos políticos arrastraban unos ₡5.000 millones por deudas contraídas en campañas pasadas.

Ese historial de riesgo, sumado a la incerteza de un pronóstico claro sobre el resultado de las elecciones por la gran cantidad de personas indecisas (34% en diciembre) hace que conseguir recursos sea más difícil para los partidos.

Por eso, además de ganar en las urnas, los partidos políticos deben tener otra meta de campaña: gastar responsablemente.

 

Colaboración: Radios UCR-Semanario Universidad

 

0:00
0:00
Lista de Reproducción